Encantada de perderle de vista, percentil

Queridas rutinas:

Todo el mundo habla maravillas de vosotras. No hago mas que leer sobre lo beneficioso de vuestra compañía en casa para cosas como las comidas, el sueño, juegos….

Pero mi hija-en-prácticas no quiere ni veros. Es un hecho. En casa hace lo que le da la real gana.

Con un añoro, aun no hemos conseguido que duerma una noche del tirón a pesar de que ponemos el practica baño-pseudomasaje-cena-carantoñas. De hecho tampoco hemos conseguido que cene en condiciones ninguna noche.

Las papillas con leche materna las medio toleraba, pero ya sale poco e intentamos dárselas con leche de fórmula. ERROR! Tras probar 5 marcas de leche y cambiar de sabores las papillas desistimos.

Los yogures son nuestros mejores amigos pero…es poco no? Así que empezamos con puré de patata suave, algo de verdura… A quien habrá salido esta?! No hay día que cene mas de 120g y si eso.

2015/01/img_0371.jpg

Como mamá-en-prácticas, mientras la vea feliz y contenta, me daba un poco igual si cenaba mas o menos, ya que después siempre tiene teta peeeeroooo entraron en juego los Percentiles.

Esas tablas del demonio. Por qué tengo que guiarme por unas tablas asquerosas cuando cada pitufo es un mundo? Si la mamá y el papá en prácticas son dos tirillas, lo lógico es que la hija-en-prácticas lo sea, no?

Aquí ando, dándole vueltas a qué estamos haciendo tan mal como para que nuestra pitufa haya salido a nosotros y no coja peso….

Anuncios

Amor de familia

Estamos en vísperas del primer cumple de la hija-en-prácticas y todo es amor. Por todas partes. Se desbooorda el amor por todas partes.

La princesa de la casa. La primera. La chiquitina.

El que haya coincidido con el día de Reyes ha cambiado la tradición familiar por completo. Y es que siempre íbamos a casa de los bisabuelos a tomar el roscón por la tarde y este año se celebrará el fiestón. Todo para que la pitufa sople su velita el día que toca.

Y todos tan contentos. Sobre todo los abuelos-en-prácticas que hasta han ofrecido su casa para tal evento. Ya no tienen que andar todo el día de acá para allá. Ese día lo pasaran en casa disfrutando de la hija-en-prácticas. Y punto.

Lo que hay que ver! El año pasado hubiéramos sufrido el mayor de los castigos si decíamos de no ir a ver a los “abus” y este año son ellos los que se niegan a salir.

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/21c/65288007/files/2015/01/img_0322.jpg

Y mientras, la tía-en-prácticas (que en unos meses será una mamá-en-prácticas jejeje) muere de amor.

Lo que cambia la vida…..